No hay fórmula para emprender

Anoche me abordó una preocupación que casi puedo asegurar le sucede frecuentemente a los emprendedores: ¿estoy haciendo las cosas bien?, ¿por qué tengo tanto tiempo libre? Para comenzar debo decir que si vienes -como yo- de la vida laboral, iniciarte en el emprendedurismo no es nada más iniciar tu propio proyecto y convertirte en tu jefe. Esta nueva etapa comienza ajustando tus horarios y calendarizando todas y cada una de tus actividades. Además de ser persistente debes ser tolerante, paciente y comprensible incluso cuando las cosas no salgan de la manera en la que tú esperas. La vida laboral nos enseña a ser eficientes y prácticos, a la par de no morir desquiciados o peor aún: aburridos de la rutina. Emprender también tiene su modalidad repetitiva, a diario nos tenemos que levantar, plantear metas y programar objetivos, con la diferencia de que en este caso NO podrás señalar al de a lado cuando algo salga mal. Hace poco me crucé con un texto que decía: pregunta por qué estás aquí. Yo llegué por un coraje ajeno, sin embargo hoy abrazo mi realidad y trato de aprovecharla al máximo. Sin entrar en detalles acerca de si este estilo de vida estaba o no destinado para mí, debo decirles que la magia de este universo es rodearnos de personas con ideología similar. La tecnología nos conecta constantemente y sin abusar de ella -como los explícitos ejemplos de Black Mirror-, vivir inmiscuidos en lo tech aliviana la balanza, dejándonos conocer personas que compartan sus propios sueños, mismos que tienden a tener un punto de cruce con los nuestros. Hace 2 meses cumplí un año sin sentarme a diario en una oficina ¡es una locura! que ni yo me la creo; y aunque trazar la dirección de esta agencia es una labor diaria, hoy puedo decirles que estoy totalmente agradecida con la gente que ha confiado en mí, que me ha llamado para decir: “sé que eres profesional, por eso quiero hacerte una consulta y/o una invitación laboral” Con estas palabras espero motivarlos un poquito para ir tras eso que tanto han soñado, en serio nada es imposible: ¿lo es tener un clóset como el de Kylie Jenner?, ¿un avión propio?, ¿una vida llena de lujos?, ¿una vida llena de actividades que te acerquen con gente humilde?, ¿hacer un donativo notable?, ¿crear una fundación?, ambos escenarios son opuestos, sin embargo representan felicidad según las necesidades de cada persona. Hoy les extiendo una invitación para no dudar de sus conocimientos, ¡y creanme cuando les digo que posterior a saberse especialistas en sus respectivas áreas: NADIE los hará temblar sobre sus capacidades!

 

1 thought on “No hay fórmula para emprender”

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *