Ghostwriters ¿próxima tendencia digital?

El origen de las redes sociales llegó a nuestras vidas por una notable necesidad de conectar con los demás, de recuperar esos lazos que por muchas razones (entre ellas la distancia, como más importante) se había comenzado a marcar en las relaciones interpersonales de los humanos. Con su llegada y la facilidad para manejarlas y adherirlas a nuestra rutina, nuevas tendencias digitales se fueron formando ganando millares de seguidores y fanáticos que intensificaban su presencia.

Los ya famosos influencers se destacaban por mostrar una vida llena de perfecciones, era como lo que venden las revistas en sus ediciones mensuales pero en este caso ¡todos los días! Fotos con filtros para resaltar los espectaculares escenarios donde estos personajes vacacionan con amigos o su pareja del momento, hicieron que los perfiles en redes sociales comenzaran a crear aspiraciones. Y ahí inmersos en esta cultura forzada, aparecieron casos de chicas con”vidas perfectas” que se suicidaban, como es el caso de la ya fallecida Celia Fuentes que con un perfil de 233 mil seguidores muestra su última fotografía el 18 de septiembre de 2017. Y así como ella ya se pueden contar decenas de casos en todo el mundo con trágicos finales como este. Por favor deténganse e imaginen la importancia social con la que estos perfiles cuentan, es tal que incluso hay casos de quienes han decidido que hacer con su vida, basados en los resultados de una encuesta en Instagram storiesFinalmente la sátira de los jueces se había visto usurpada por estas personas responsables de influir al resto de la comunidad digital.

Pero… ¿qué pasa cuando quizá tu talento no está del todo definido (o bien, desarrollado) y necesitas este foco de atención? Hace más de 3 años crucé con el perfil de Caroline Calloway una chica que llamó mi atención por su notable pasión para escribir. Usaba las redes para todo excepto para lo que el resto lo hacia, me refiero a que usaba su cortos videos de 15 segundos para contar la historia de su día a día con bloques de texto tan largos que ni tiempo daba de leer completo, había que regresar. Esta joven de 27 años nacida en Falls Church Virginia empezó a destacar en Instagram por crear un perfil “más humano y sensible”, ahí bien podía decir cuanto odiaba su cutis o profundizar sobre su ex novio y las razones por las que terminaron, lo que finalmente haría clic con parte de la audiencia que aún no encontraba un perfil con el cual identificarse en su totalidad. 

Hoy con casi una comunidad de 800 mil personas Caroline no tiene las fotos perfectas, atiborradas de filtros y personas perfectas. Tampoco promociona marcas, ni asiste a eventos, mucho menos viaja con otras influencers. Caroline ha construido su comunidad por lo liviano de sus textos, la honestidad en cada línea y la empatía hacia sus seguidores o al menos… eso es lo que durante muchos años nos hizo creer a todos. Recientemente el diario The Cut donde Natalie una ex amiga y ex compañera de la Universidad de Cambridge, (donde ambas estudiaron historia del arte), publicó su versión detrás de la popularidad de esta historiadora oficialmente graduada. En dicho artículo Natalie afirma ser la mente maestra detrás de las historias de Caroline, al punto de no sólo haber corregido sino haber escrito casi en su totalidad el primer libro que Caroline ya tenía pactado por publicar con una importante editorial americana. Básicamente lo que Natalie quiso decir es que ella es la ghostwriter de Caroline Calloway, y no solo es momento de que el mundo lo sepa, sino de que ella sea acreditada por esta razón. 

Cuando todo salió a la luz, la irreverente, intensa, apasionada, y muy enojada Caroline no podía quedarse atrás con el tema, así que no había tiempo que esperar para aclarar esta situación. Confirmó que en el 2013 Natalie y ella acordaron que escribirían -en conjunto- el libro por el que Caroline ya había recibido un pago adelantado. Sin embargo confiesa que es cierto que el nombre de Nat no aparecería por ningún lado en estas páginas. Calloway negó en su totalidad haber requerido ayuda de “alguien más” para escribir sus propios pies de foto, razón que le permite ser la única autora intelectual y responsable de haber creado la ferviente comunidad que hasta el día de hoy puede presumir. Un tema así no puede pasar desapercibido y hasta este momento lo último que deseo es sesgar la opinión pública, aquí solo se escribirá sobre hechos validados y tangibles. Pese a la rápida respuesta que la “escritora” dio a su comunidad, hubo muchos que la apoyaron pidiendo que no dijera más, que siguiera adelante, que se le veía mejor que nunca. Y hubo otros más crueles que aún insisten con que la chica cierre definitivamente su perfil social. 

Es evidente que ella no lo hará y que el centenar de noticias que aparecieron publicadas por todos los medios incluso en sus versiones físicas, solo le dieron popularidad y mayor presencia, digamos que de forma gratuita los medios la pusieron en el radar, uno donde ahora Caroline la historiadora vende arte en 200 dólares que puedes comprar a través de su perfil con tan solo enviar un DM, hasta que su sitio web esté formalmente terminado. ¿Quién valúo su arte? ella, ¿quién lo compra?, su comuna de seguidores, ¿quién avala que sea de calidad? nadie, ¿quién va a cerrar su perfil de Instagram? por supuesto que ella no será el caso, ¿Natalie recibirá el crédito que merece? parece que con toda la mención digital es más que suficiente, Natalie no ha vuelto a aparecer. ¿Estaba en su derecho?, ¿desconocía como funciona un ghostwriter? ¿Por qué de repente imploraba atención?, ¿por qué si ella presume ser el talento, no da vuelta a la hoja y crea su propio proyecto?, ¿no es acaso que al final ambas son iguales? 

El caso sigue dando de que hablar con una Caroline que aún publica fotografías aclarando la situación, imágenes que a veces son interrumpidas por el recordatorio para comprar sus cuadros de papel en 200 dólares más gastos de envío. Por suerte la editorial canceló la publicación del libro, y digo “por suerte” ya que si Caroline quiere convertirse en una autoridad editorial debe comenzar por la credibilidad y me parece que por ahora no es el momento, ¿ustedes que opinan?, los leo.

Por cierto una buena película sobre el tema es “El escritor Oculto” de Roman Polanski (sí, él mismo director en el que Quentin Tarantino inspiró su última película Once Upon a Time in Hollywood

1 thought on “Ghostwriters ¿próxima tendencia digital?”

  1. Interesante tu publicación Paloma! Realmente los influencers y tantas personas muestran ese lado no tan humano donde uno sufre, tiene pérdidas, tiene alegrías y tantas cosas que suceden. Gracias por ayudarme a aprender un poco más de la parte de los medios digitales y el sentido y uso que ahora muchos les dan que tal vez no es el apropiado.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *